aqui va el flash

El Hierro Puede flotar

Filed under: Reflexiones — admin @ 9:14 AM

 

Por Dabbin Cole

 

En estos  días para la meditación diaria, Edson trajo a la memoria una historia que mi mamá me contaba cuando estaba aun pequeño y probablemente algunos de ustedes ya la han escuchado.

Se trata de Eliseo, un profeta muy importante en tiempos del antiguo testamento. Aunque muchos esudiosos han dedicado tiempo para resaltar algunas de las hazañas de estos hombres de Dios, esta en particular ha sido muy poco resaltada. Cuenta la historia en 2 Reyes 6 que Eliseo, que para ese momento tenia ya entre sus alumnos ya a bastantes jóvenes, habitaba en un lugar que no era ya suficientemente grande para albergarlos a todos. Fue en ese momento que uno de ellos le sugirió a su mentor que por qué no se mudaban a un lugar donde hubiese más espacio y pudieran habitar de manera mas holgada. Eliseo asintió a la idea y juntos comenzaron la mudanza.

Mientras estaban en la construcción del nuevo hogar, ocurrió un accidente. Uno de los hachas que estaban utilizando en la obra cayó al agua y se hundió en las profundas aguas del rio Jordán. Si perder el hacha en sí mismo no era suficientemente malo, resulta que quien la dejó caer la había pedido prestada! En ese momento, ocurrió algo que nos llamó la atención mientras la volvíamos a estudiar. El primer instinto de este hombre no fue lanzarse a las aguas a buscarlo, o diseñar con sus amigos una estrategia para sacar el hacha del agua. Su primer impulso fue buscar a Eliseo y pedirle su ayuda. Quiero detenerme en la historia aquí por un instante… veamos el panorama de la historia: Los hombres ven que su situación actual no es cómoda, por lo que a alguien se le ocurre que es tiempo de expandirse… antes de hacerlo, consultan con Eliseo, que entre ellos en ese momento representaba la autoridad divina. En aquellos días, los profetas representaban la voz de Dios, por lo que aquellos que se consideraban hijos de Dios no llevaban a cabo ningún plan, ninguna batalla o cosa parecida sin antes consultar con Dios a través de sus siervos los profetas (esto si se querían garantizar el éxito y la bendición divina). Al autorizar Dios la mudanza, la cosa no paró allí. Salieron a este nuevo lugar, a este nuevo reto, no sin antes asegurarse que Eliseo fuera con ellos, es decir, asegurarse que esta nueva empresa iba a contar con la presencia divina a cada paso del camino. Esto desarrolló o fortaleció en ellos esa conexión, esa relación que es tan necesaria e indispensable en nuestro caminar por esta vida.

La primera lección que pudimos ver aquí es que no basta con pedir a Dios dirección en las cosas que emprendemos, sino pedirle e invitarlo a que esté con nosotros a cada paso del camino. La segunda  es que cuando las dificultades surgen en ese camino que Dios nos autorizó a caminar, no se pone a inventar uno primero a ver como resuelve por su lado, y cuando no lo logra, venimos a Dios. Nos ahorraríamos tanto tiempo y esfuerzo si tan sólo depositáramos nuestra confianza en Dios sin ninguna atadura.

Regresando a la historia, cuando este hombre fue a Eliseo a pedir ayuda, ocurrió un milagro. Eliseo preguntó donde había caído el hacha, y por medio de Dios, marcó el lugar donde había sucedido el accidente y milagrosamente, el hacha floto!!! Algunas versiones de la Biblia nos sugieren que el hacha nadó hacia la superficie. Eliseo le indica al hombre que tomara el hacha y que la puede devolver.  Esta parte de la historia deja otro par de lecciones… Cuando Dios está guiando algo que estamos haciendo, El tiene respuesta para todo. No debemos tratar de inventar el agua tibia, sino que nuestro impulso natural debe ser solicitar la guia divina. Segundo, en ocasiones para lograr nuestros objetivos en esos proyectos que Dios está liderando, hay ocaciones donde pedir prestado se vuelve necesario. A Dios eso le interesa y no te preocupes… El va a proveer para que eso que pedimos prestado pueda ser devuelto a sus dueños (recuerda que Dios es justo!). Y la más impactante de todas, al menos para mi, fue que el hacha flotara. A veces estamos pasando situaciones tan complicadas que sentimos que seria imposible resolverlas, pero entendiendo que nuestro Dios es un Dios sobrenatural, que no se mueve dentro de la lógica, la física, matemática y  demás reglas de sabiduría humana , sabemos que para El, efectivamente, no hay nada imposible.

Dios quiere hacer flotar el hacha que se te cayó en lo profundo del rio. Quiere resolver eso que parece imposible. Recuerda que, así como el hombre de la historia, no debemos tratar de inventar el agua tibia… Nuestro primer impulso debe ser consultar con Dios. El siempre muestra la salida correcta.

6 comentarios »

  1. Dabbin,
    Esto es una meditacion tan certera y precisa en un mundo en donde poco a poco se olvida que “Aquel que la buena obra empezo sera fiel en completarla” . Dios es el mismo ayer, hoy y siempre. Sin tan solo pusieramos nuestra vidas en El sinceramente… muchas “hachas” hundidas junto con nuestras esperanzas y nuestra fe en el rio de incertidumbre.. flotarian… y nos ayudaria ser hombres de Fe.
    Blessings.
    Brownie…

    Comment by Jonathan — 26 agosto 2009 @ 3:23 PM

  2. He leído esta historia en muchas ocasiones y nunca había visto la historia del hacha desde esta perpectiva. Si el hacha este hombre era como el de mi papá, tenía que haber sido de un material pesado y resistente como el hierro. Según la ley de física, cualquier objeto que sea mas denso que el agua hundirá cuando éstos entran en contacto, por lo tanto lo más natural era que hecha permaneciera hundido una vez que se cayó. Me gusta com se recalca en la meditación de servimos al Dios de lo imposible y como podemos confiar que Dios nos va seguir dirigiendo una vez que nos haya dado permiso para emprender esa tarea. Que Dios nos ayude a confiar plenamente en Él y no dudar de su poder y de su fedelidad.

    Comment by zaida Barr — 26 septiembre 2009 @ 9:37 PM

  3. Hey amigos, me sirvio mucho esta meditacion… precisamente habia leido ese pasaje y tenia un poco de dudas en cuanto al significado del mismo.

    Encontre esta meditacion en internet y ahora puedo entender mejor la historia y la importancia de lo acontecido y no solo eso, sino aplicarlo a mi vida personal.

    Saludos!

    Comment by beto gudino — 21 diciembre 2010 @ 11:19 AM

  4. Que excelente interpretación. Tal vez si entendiéramos la palabra que dice: buscar primero el reino de Dios y su justicia…
    todo sería más fácil

    Comment by enrique arias — 3 diciembre 2011 @ 12:43 PM

  5. ¡¡¡excelente!!! muy ilustrativo para fortalecer la Fe en Dios.

    Comment by Servando Galeana Rivera — 22 agosto 2012 @ 8:05 PM

  6. Muy ilustrativo. Excelente.

    Comment by Servando Galeana Rivera — 22 agosto 2012 @ 8:06 PM

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URL

Deja un comentario